Fui yo

No fue el fuego lo que se acabó, ni el hambre.   No fue el apetito insaciable, ni el queroseno que alimentaba los motores para poder hacer viajes intercontinentales del país de tus dedos ardientes al paisaje húmedo y desnudo de mi piel.   No fue la llama lo que se apagó, ni las luces […]

Leer Más