Andábamos para encontrarnos

Tiene veintiséis años y dos ojos marrones oscuros casi negros que me han enseñado a perder el miedo a la oscuridad: con él he aprendido que hay oscuridades que brillan más que el sol de verano a mediodía. No le gusta el tequila y, sin embargo, le echa a todo sal y limón. Aborrece los […]

Leer Más

Lo que los poetas aún no han escrito

No estabas en mis planes. Pero llegaste. Te vi arrebatarles a mis lágrimas la sal y crear con ellas un desierto más grande que el de Uyuni. Luego desterraste allí a las personas insípidas que tanto rondaban últimamente por mi vida y todo se volvió más dulce, más soportable. Te vi abrazar mis imperfecciones y ponerlas a bailar […]

Leer Más