Ven y comparte tu nada conmigo

Hicimos balance de nuestra vida y nos dimos cuenta de que no nos quedaba nada, estábamos en las últimas.   Nuestro pasivo rebosaba de deudas: cuentas a saldar con el pasado, besos con demasiados intereses, abrazos que jamas amortizaríamos y un puñado de promesas rotas que seguíamos pagando a plazos.   En el activo, apenas […]

Leer Más