Dignidad

Llevo casi un mes trabajando en Francia como repartidora a domicilio y hay algo que me ha llamado gratamente la atención de la cultura francesa: los nombres de sus calles. A fuerza de tanto callejear, de doblar esquinas y llegar a destinos haciéndome amiga de la irritante voz del GPS, se me van quedando grabados […]

Leer Más