Tú eres toda la primavera

  No, amiga, no.   Él no se fue por tu culpa, porque no le hayas dado el amor que merecía.   Se fue porque le diste tanto amor que una persona acostumbrada a entregar solo las limosnas de su alma no sabe qué hacer de pronto con todo ese excedente de caricias.   Se […]

Leer Más