Me quiero tanto que puedo dejarme ir

Recuerdo estar en clase una mañana, escuchando a mi profesora de Filosofía con los ojos rebosantes de interés porque era una de esas personas que llenan de luz cualquier lunes y cuya voz teñida de pasión invade dulcemente el aire. Todos estábamos atentos a lo que decía. Y, de súbito, nos contó algo que desde […]

Leer Más