Vivir a fuego lento

Estos últimos meses he estado trabajando como repartidora de comida a domicilio en bicicleta. Y claro, cuatro horas pedaleando al día dan para comerse mucho la cabeza. Cuando las nubes de la ciudad se van vistiendo de color naranja, a mi mente le da por hacer striptease y empezar a desnudarse poco a poco. Parece que […]

Leer Más

Lo mejor está por venir

Lo sé. Sé que estás harta. Aburrida. Desencantada. Hastiada. Extenuada. Agotada. Exhausta. Hecha polvo (o, como todo buen canario diría, hecha gofio). Hasta las narices de la vida. Sé que pasas tanto tiempo en la biblioteca que sería más práctico llevarte la cama allí, así ahorrarías el tiempo que tardas en regresar a dormir a […]

Leer Más