Ven y comparte tu nada conmigo

Hicimos balance de nuestra vida y nos dimos cuenta de que no nos quedaba nada, estábamos en las últimas.   Nuestro pasivo rebosaba de deudas: cuentas a saldar con el pasado, besos con demasiados intereses, abrazos que jamas amortizaríamos y un puñado de promesas rotas que seguíamos pagando a plazos.   En el activo, apenas […]

Leer Más

La felicidad solo es real si se comparte

  Como estar despierta en ese tipo de madrugadas en las que el cielo es tan solo un borrón frío e impreciso porque aún es demasiado temprano y nadie se ha atrevido a pintarlo de colores anaranjados y no poder compartir contigo esas horas silenciosas.   Como hundir los pies desnudos en la negra arena, […]

Leer Más