Vivir a fuego lento

Estos últimos meses he estado trabajando como repartidora de comida a domicilio en bicicleta. Y claro, cuatro horas pedaleando al día dan para comerse mucho la cabeza. Cuando las nubes de la ciudad se van vistiendo de color naranja, a mi mente le da por hacer striptease y empezar a desnudarse poco a poco. Parece que […]

Leer Más