Soledad sin rumbo

Hay soledades

muy distintas.

 

Algunos navegan su soledad

como un crucero:

necesitan pasajeros,

compañeros de viaje;

no saben estar solos.

 

Otros la navegan

como un velero:

sabiendo que,

aunque tengan acompañantes,

son los responsables

de ajustar las velas

y disfrutar de sus travesías.

 

Hay quienes viven

buscando puertos seguros

mientras otros se mueren

por soltar las amarras.

 

Pero,

sea cual sea el viaje

y la soledad que transites,

el peligro está en llegar al mar de dudas

sin tener claro cuál es tu rumbo…


Escrito por

Julia. Canarias, 25 febreros. Graduada en Estudios Francófonos Aplicados. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s