Como a un faro

Te quiero.

 

Pero no con la necesidad de las olas

que sin el viento

no existirían.

 

No con la urgencia

de una adicta

que llena sus pulmones

de nicotina y alquitrán.

 

Te quiero.

 

Te quiero como un viejo marinero al faro:

sabiendo que, sin él,

sería más complicado

hallar el camino de vuelta.

 

Porque,

aunque a veces olvide de dónde vengo,

el brillo de tus ojos de lejos

me muestra el lugar

al que siempre querré regresar.


Escrito por

Julia. Canarias, 25 febreros. Graduada en Estudios Francófonos Aplicados. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s