Estrellas fugaces

” Dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros “.

Tú y yo fuimos

el primer día

de vacaciones.

 

La última canción

de un concierto:

esa que no quieres

que acabe,

la que más

se disfruta.

 

El primer trago

de cerveza

un mediodía

de agosto.

 

El último trozo

de pizza.

 

El agua bajando

fresca por la garganta

al regresar de correr.

 

Un paisaje

visto

desde lo alto.

 

Fuimos el comienzo

de la mejor canción,

la vuelta a casa,

el momento en el que el avión

despega del suelo,

el cielo besando al mar

tras la ventanilla.

 

Los segundos del orgasmo,

el salto al mar,

los créditos

de una película.

 

Nos saboreamos

menos tiempo

del que tardamos

en bebernos aquel vaso de ron

y quizá por eso

se nos quedó en la boca

un regusto dulce.

 

Pero no nos engañemos:

lo que tuvimos fue bello

porque fue efímero.

 

Nos consumimos rápido,

de un trago,

como un chupito de Jäger.

 

Pactamos un amor

con obsolescencia programada

porque sabíamos que,

si duraba más,

acabaríamos

destruyéndonos.

 

Mejor así.

 

Las estrellas

siempre nos parecen más bellas

cuando son fugaces.


Escrito por

Julia. Canarias, 24 febreros. Graduada en Estudios Francófonos Aplicados. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s