Amor quimera

¡Buenos días! ♥️ Este, como el poema del otro día, también es un texto que escribí hace tiempo y que aún no me había decidido a compartir por aquí. Lo hago hoy porque me parece que es un texto sincero y las palabras que nacen tan desde dentro merecen ser compartidas. Que sean muy felices y que tengan un maravilloso día. Yo hoy me hago más vieja jaja, 23 tacos pal body.  Un abrazo. 

 

He leído en algún lugar que la persona de la que estamos enamorados es esa en la que pensamos cuando estamos de pie frente al océano. También que, si no te casarías con la persona con la que estás saliendo, entonces no vale la pena intentarlo. Yo añadiría que la persona de la que estamos enamorados es esa en la que pensamos cuando estamos escuchando nuestra canción favorita en mitad de un concierto.

Es esa a la que escribimos poemas, aunque seamos conscientes de que jamás los leerán.

Esa a la que querrías llamar después de unos cuantos rones a las tres de la madrugada, pero a la que también llamarías una tarde de domingo cuando la resaca ya se te haya pasado.

Esa que acude a tu mente cuando te duelen las mandíbulas de reír sin moderación, sabiendo que tu felicidad aumentaría exponencialmente si la compartieses con ella.

Esa que se ha instalado confortablemente entre las paredes de tu memoria sin intención de salir, que no se va con agua caliente ni con los sudores fríos que empapan tu frente en tu hábito febril de darle siempre más calor a su recuerdo que a tu presente, provocando que tu temperatura corporal se eleve por encima de lo normal.

Es esa.

Esa que te llena la boca del estómago de mariposas y te hace ver con claridad que lo de antes no eran cosquillas, sino capullos que aún no habían evolucionado, arañando tus entrañas disfrazados de mariposa monarca.

Esa que desearías que te recibiera cuando llegas sin equipaje a la terminal de un aeropuerto, pero con un peso insoportable que no sabes bien de dónde viene.

Esa a la que reservarías un espacio privilegiado entre las letras del prólogo del libro que publicarás y que llenará la última página de agradecimientos.

Esa en la que estás pensando ahora, cuando lees estas líneas.

Esa es.

La que no te cansarías de contemplar cada mañana, por la que no te importaría dejar de huir y adaptarte a una rutina.

La que buscarías incansable en esta vida y en todas las que pueda haber de la misma manera en la que se buscan los ojos de Bradley Cooper y los de Lady Gaga cuando cantan Shallow.

La que cruza fugazmente tu conciencia mientras miras por la ventanilla del avión, antes de abandonarte al sueño.

La que te provoca una sensación que ha de ser similar a la que tuvo Leonardo DiCaprio después de ganar el Óscar tras haber estado nominado cinco veces.

A la que mirarías como Jennifer Aniston miraba a Brad Pitt en los Globos de Oro.

La que surge sin avisar en tu pensamiento cuando terminas de escuchar un disco de Sabina.

La que intentas sacarte de la cabeza, pero a la que no puedes extirpar de tu corazón.

La tinta de tus letras, la lluvia de tu infierno, la boca húmeda de tu sed, el rompeolas de tu ciudad sin mar.

La historia que le contarás a tus hijos.

Tal vez esa persona no seas tú, amor, aunque cueste aceptarlo.

No has aparecido cuando te he invocado frente al mar y tampoco sé si me casaría contigo, yo, que nunca he creído demasiado en eso del matrimonio. Lo único que sé es que no puedo enamorarme de tu fuego sin haber amado antes mis recovecos más fríos.

Llevo más tiempo saliendo conmigo del que jamás pasaré contigo y aún me cuesta llevarme bien con la tipa que se refleja en el espejo.

No eres tú, ni yo. Son mis altas expectativas y mi baja tolerancia a la realidad. No sé si alguna vez me enamoraré de verdad de una persona a la que pueda ver de cara y de frente, sin que al mirarla se reflejen en ella mis utopías y la eterna sombra de la duda.

 


Julia Viciana

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons

Escrito por

Julia. Canarias, 23 febreros. Graduada en Estudios Francófonos Aplicados. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s