El odio solo afecta al que lo siente

 

He pasado demasiado tiempo odiándote.

 

Llenando mis entrañas de rabia

hasta que me sentía arder por dentro

y nada podía apagar ese fuego visceral.

 

Me quemé.

 

Me quemé tantas veces de odio

que mis sentimientos se convirtieron en ceniza

y lo más peligroso de todo

era que esas cenizas ocupaban tanto espacio

que no podían dar paso a mejores sensaciones.

 

Me hice quemaduras de primer grado,

de segundo

y también de tercero.

 

El daño fue tan grande

que quería arrancarme la piel a tiras

para no sentir más dolor.

 

Pero entonces, llegó a ser tan intenso

que dejé de sentirlo por completo;

así de por las nubes

estaba mi umbral de dolor.

 

Fue en ese momento cuando

todo volvió a florecer.

 

Cuando el dolor

lo incendia todo por dentro,

cuando el paisaje está devastado,

ese es el momento en el que

puede volver a nacer la vida.

 

Es como un terreno de flores muertas

y pinos grises y calcinados

que poco a poco va regenerándose

y volviendo a florecer.

 

Sí, pasé demasiado tiempo odiándote.

 

Hasta que comencé a florecer

desde lo más profundo de mí misma.

 

Comprendí que el odio

solo afecta a quien lo siente,

que es unidireccional.

 

Si aquellos a quienes odiamos

sufriesen las consecuencias de nuestro odio,

entonces todos odiarían todo el tiempo.

 

Sin embargo, no es así;

por eso no merece la pena odiar.

 

Desde que he pasado de odiarte

a sentir una absoluta impasibilidad,

todo me va mucho mejor.

 

Ahora me doy cuenta:

lo contrario al amor no es el odio;

lo contrario al amor es la indiferencia.

 


Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons

Escrito por

Julia. Canarias, 23 febreros. Graduada en Estudios Francófonos Aplicados. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

5 comentarios sobre “El odio solo afecta al que lo siente

  1. Así es, el odio e algo que se nos mete por dentro y que, si no controlamos, puede acabar destruyéndonos. Muchas gracias por los comentarios que siempre me dejas, de verdad que me animan mucho. Un abrazo, espero que disfrutes lo que queda de finde ❤

    Me gusta

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s